Concepto de Colonización

Primeramente entraríamos a considerar el "Medievo europeo" en que las islas de señorío serían conquistadas por Jean de Bethencourt y Gadifer de la Salle, y con su colonización entraría en la historia del continente.

La noción de Edad Media hace su aparición en Italia en la segunda mitad del siglo XV, como etapa entre la Antigüedad clásica y el renacimiento de esa Antigüedad, la fundamentarían los humanistas, destacando la diferencia entre el modo de escribir latín en su época; en que se vuelve a escribir latín clásico a diferencia del periodo anterior considerado por ellos bárbaro o medieval en que se escribía latín en forma vulgar.

El concepto plantea límites cronológicos y el ámbito geográfico aplicable.

Los límites cronológicos se hacen empezar con la caída del mundo antiguo y la fragmentación política y cultural del Imperio Romano, hacia el s. V de nuestra era y se hacen terminar hacia fines del s. XV; con el esplendor del Renacimiento italiano, entre varias referencias para su inicio, la del año 476 después de Cristo, fecha de la caída del último emperador romano de Occidente, Rómulo Augústulo, es la más aceptada en los manuales de historia.

Aunque las etapas de la Historia se hacen coincidir con cambios importantes, en ocasiones esos cambios considerados como tales, no lo han sido, H. Pirenne demostró con sus "trabajos históricos" que la tradición catastrofista del mundo medieval no lo era tanto; y que las invasiones germánicas no acabaron con lo esencial de la cultura romana, ni la unidad mediterránea del mundo antiguo, pero esta tesis tendrá también sus detractores.

Actualmente existe una tendencia generalizada a situar el punto de partida de la Edad Media occidental entre fines del s. III y del V después de Cristo; durante el proceso de crisis política del Imperio, es un punto de vista compartido por "occidentalistas" y "materialistas históricos".

Al tratar de delimitar las etapas históricas de la colonización en Canarias, hemos tratado de buscar algún elemento definidor o distintivo y hemos propuesto la fecha de 1402 después de Cristo, por ser el inicio de la "conquista bethencuriana" como entrada de la Edad Media en Canarias y la distinguiremos de la conquista realenga o "moderna" por las siguientes razones:

Consideramos que la conquista bethencuriana se realizó con características medievales porque la ceremonia de "pleito-homenaje" en que se contrató fue típicamente señorial, según las crónicas francesas de la conquista, escrita por los frailes Bontier y Le Verrier, cuando Bethencourt rinde homenaje al rey de España Enrique III de Castilla, buscando compensación económica, emplea estas palabras:

"...Señor, vengo a solicitar vuestro amparo y es que os plazca darme licencia para conquistar y reducir a la fe cristiana unas islas que se llaman las Islas de Canarias, en donde estuve y he empezado, y tanto que he dejado allí a algunos de mi compañía, quienes de día me esperan; y he dejado allí a un buen caballero llamado el señor Gadifer de la Salle...

....y el rey le dijo que estuviese con buena esperanza y que estaba dispuesto a todo cuanto él le pedía; y recibió su homenaje y le otorgó el señorío...

...el rey le dio licencia de hacer moneda en el país de Canarias..."

Renovaría el pleito-homenaje con Juan II de Castilla en 1412, estando las islas señoreadas.

Así se conquistarían y señorearían las islas de Lanzarote, Fuerteventura, La Gomera y El Hierro; el resto aunque señoreadas desde un punto de vista legal, no habían sido ocupadas.

Para el termino final entre "Medievo" y "Modernidad", la historiografía tradicional propondría una serie de cronologías coincidentes con acontecimientos significativos en el proceso histórico.

La fecha de 1453, conquista de Constantinopla por los turcos, propuesta por Cristóbal Keller, fue muy significativa para tres grandes regiones históricas, Occidente, Bizancio y el Mundo islámico, fecha no eurocéntrica.

Otra sería 1492, año del descubrimiento de América o 1517 año de la querella luterana.

La historiografía moderna trata de unificar esa frontera en torno al s. XV asistida del espíritu renacentista, enamorado de la libertad, que rechazaba la estricta obediencia cristiana, con los primeros viajes del descubrimiento y la expansión del capitalismo.

Para nuestro tema de estudio nosotros propondríamos la fecha de 1482, diez años antes del descubrimiento de América, por la relación que la conquista realenga guarda con la llamada expansión atlántica que tendría la misma; que se verificaría antes y durante el descubrimiento de América.

Consideramos que esta periodización medieval, arbitraria, consigue traer las etapas de la historia europea, a nuestro espacio y a "nuestro tiempo".

La tarea de elaborar nuestra propia historia dándole una coherencia con la historia europea, no es motivo de satisfacción por la forma tan lamentable en que se realizó para el pueblo aborigen canario, razón por la cual nos cuesta tanto averiguar algunos aspectos de su historia, pero se hace necesario afrontar los hechos -"A las depredaciones y daños previos y paralelos a la conquista, a la ruptura inevitable de sus cuadros sociales y culturales, se habrían añadido una esclavización general e inmisericorde de acuerdo con la práctica que seguían en las luchas contra el infiel islámico". (M.A. Ladero, 38)- con madurez histórica al tiempo que los reivindicamos para nuestra memoria.

En el mundo occidental la Edad Media se subdivide en periodos "alta", "media" y "baja"; génesis de la sociedad feudal, expansión y plenitud y crisis, respectivamente, pero no son etapas históricas inflexibles y los historiadores de diversos países introducen algunas fases dignas de consideración, en sus historiografías respectivas, al igual hemos intentado hacer nosotros para nuestra historia regional; introduciendo una Edad Media sin tipificar, tomando al pie de la letra las palabras de M. A. Ladero: "La formación de un concepto geográfico es siempre base para definir realidades humanas y, por lo tanto, puede serlo de realidades históricas más complejas".

La Edad Moderna la hemos hecho coincidir con la conquista realenga porque consideramos la empresa englobable en las características típicas de la época.

- La entrada de un capitalismo comercial vinculado a la conquista.
- El intento de los Reyes Católicos de lograr la unidad territorial disminuyendo en lo posible el poder de los señores, por lo que se aprovecharía la rebelión de los lanzaroteños contra el señorío en 1476, pidiendo la sumisión al trono para averiguar quienes eran los auténticos señores de las islas y comprar el derecho a conquistar Gran Canaria, La Palma y Tenerife.
- Se pretendía una expansión territorial hacia las posesiones atlánticas en la que entraría Canarias, provocando rivalidad con los portugueses, que propiciarían el Tratado de Alcacovas en 1479, por el que Portugal renunciaría a Canarias a cambio de que los castellanos renunciasen al comercio con Guinea.

El mecanismo de financiación fueron las capitulaciones. Rumeu de Armas las define así: "Casi todas las empresas de la conquista ultramarina se acometieron durante el s. XV por capitulaciones con la Corona, (que unas veces ayudaba económicamente, y otras no, en la proyectada operación) y por "concierto" subsiguiente del titular descubridor o conquistador-cuando no poseían bienes y rentas propias- con distintos socios, mercaderes, asentistas, prestamistas, que aportaban en su nombre o en colaboración con el titular de la empresa, el numerario suficiente para montar la misma, a cambio de obtener más adelante el reintegro de su dinero, con pingües réditos o beneficios, o participar con mayores riesgos y más hipotéticas ganancias, en el reparto de botín de guerra".

La Historia en Canarias. Website propiedad de Tony Sicilia Alonso. Todos los derechos reservados. Página web realizada por Weblaspalmas.es