Fuentes

Existen una serie de ciencias que auxilian a nuestras fuentes históricas, verificando su identidad, veracidad, localización, etc., y que contribuyen por tanto de forma importante a la reconstrucción de nuestra historia, durante los periodos de la prehistoria y colonización, estos periodos participan de los mismos tipos de fuentes, por lo que las planteamos en un único grupo, nosotros recurrimos por igual a un objeto en un yacimiento, que a un documento sobre la conquista para averiguar hechos de la prehistoria por lo que las ciencias que auxilian a la arqueología, las consideraremos por igual que a las ciencias que auxilian a las ciencias escritas, puesto que en ambos casos tendríamos que verificar la autenticidad de dicha fuente para conocer un mismo periodo histórico.

Entre las ciencias auxiliares más asociadas a las fuentes que nosotros usamos para nuestro tema de estudio, consideraríamos:

La Paleografía como ciencia de las escrituras antiguas, que se ha ido definiendo gradualmente e independizándose de la Diplomática, Epigrafía y Codicología, para dedicarse al estudio exclusivo de los manuscritos; para los que se necesita un dominio del conocimiento del latín medieval y diferentes tipos de escritura de la época con sistema de abreviaturas, hoy en día la técnica también ayuda a resolver problemas antes insalvables, con empleo de microfilms, infrarrojos, ultravioletas y la informática, permiten la lectura de manuscritos que están en muy mal estado de conservación, aumentando o disminuyendo la intensidad de la tinta, aislando los caracteres, etc.

La Diplomática es otra de estas ciencias que estudian las reglas formales que se aplican a los actos escritos y documentos asimilados; su estudio le permite al diplomático valorar los diplomas con su correcta datación, identificando los nombres propios que se presenten, determinando su autenticidad o falsedad, así como la mentalidad de la época a través del examen de sus cláusulas formularias.

La Epigrafía o ciencia de las inscripciones, es otra de excepcional importancia para nuestra prehistoria, su trabajo no se limita a la lectura de las mismas y restitución del texto en caso de mutilación, sino a su explicación lingüística, filológica y a la valoración de su contenido. La búsqueda de las inscripciones, su limpieza y la independización de su texto, su descripción, la preparación de sus transcripciones y calcos, eventualmente la reproducción del monumento que las contiene, todo esto exige una serie de conocimientos técnicos propios de esta especialidad.

La Numismática es una disciplina científica que tiene como objeto de estudio, las piezas monetarias como instrumento de pago y medida de valor.

La Heráldica y la Sigilografía facilitan los elementos comparativos para el análisis de las características externas de la moneda.

La Sigilografía es la ciencia de los sellos.

La Genealogía y la Heráldica tienen por objeto el estudio de la afiliación de las personas y de la sucesión de las generaciones, lo cual ha permitido en nuestra historia conocer los procesos de asimilación de minorías aborígenes de "clases altas", con clases dirigentes de los conquistadores, siguiendo la evolución de apellidos y nombres castellanizados.

La Heráldica nos ha permitido a través de escudos y sus símbolos, conocer fauna, flora, vestidos, personajes históricos, algún suceso, etc.

La Lingüística es una disciplina importantísima para nuestros conocimiento del pasado, tanto para averiguar la significación de palabras aborígenes como para distinguir las voces castellanas, portuguesas, italianas de las auténticamente aborígenes; y por medio de la Filología comparar las voces aborígenes, con las de otros pueblos prehistóricos actuales o pasados, para estudiar su posible relación.

También es muy importante la interpretación que de las fuentes escritas medievales o modernas se haga, interpretando el sentido exacto de la terminología que se usaba en su momento, pues existe el riesgo de distorsionar un hecho al tratar de encontrar una palabra actual como equivalente a otra en desuso.

También se han transcrito palabras aborígenes en diferentes formas y con distinta significación. Por ejemplo, para Sedeño "Guanarteme" significaba "rey" en Gran Canaria, para Marín y Cubas significaba "hijo de Arthemi o Artamy", y el mismo nombre de Sedeño en su manuscrito se escribía con "c"
(Cedeño).

La Antroponímia nos asocia a la consideración del hombre o mujer que lleva un nombre, su procedencia, características físicas, humanas, valores que en su momento se consideraban, etc. Así hemos podido saber características físicas de Doramas por su nombre "ancha nariz" o Adargoma "espalda de risco".

La Geografía es inseparable del estudio histórico de las Islas, no solo por la adaptación que los primeros pobladores canarios tuvieron que hacer al espacio geográfico en que se encontraron y que pudo condicionar muchos aspectos de su cultura, sino la propia dinámica de la conquista que se desarrolló a expensas de la geografía insular, si el número de islas hubiera sido menor, la duración de la conquista no se hubiera dilatado tanto, ni se hubiera encarecido, pero el hecho de realizar entradas por barco a cada una de ellas, fue un costo que hoy todavía los canarios asumimos y la propia geografía insular alargaría la conquista, por las dificultades que presentaba para los conquistadores el dominio de la lucha en territorio volcánico.

La Toponímia es una ciencia auxiliar de la historia unida de la mano de la Geografía, importantísima fuente de información para nuestra prehistoria y colonización, que nos pone en contacto por igual con un antiguo manantial de aguas que con un hecho histórico.

La Cartografía es un supuesto metodológico que partiendo de la Geografía ayuda de manera importante en el trabajo del prehistoriador o historiador de Canarias, con los primeros portulanos nos acercamos a nuestras desfiguradas Islas canarias, apareciendo con sus nombres confusos al lado de un continente siempre más desconocido que el europeo hasta bien entrada la Edad Moderna .

La cultura europea será la que nos reproduzca por primera vez en su geografía histórica. Ptolomeo en la antigüedad y Angelino Dulcert con las insignias de Génova, debidas a Lancelotto Malocello, en época medieval.

También con los primeros planos de los asentamientos después de la conquista, nos acercamos a las transformaciones que los territorios insulares van desarrollando.

NATURALEZA DE LAS FUENTES PARA EL CONOCIMIENTO DE LA PREHISTORIA Y COLONIZACION DE CANARIAS. SU CLASIFICACION.

¿Qué es una fuente histórica?

Para el historiador polaco S. Koscialkowsky es "cualquier resto de la experiencia o la actividad humana en el pasado; en otras palabras, cualquier resto de un hecho histórico que sirve para adquirir información sobre el hecho y para reconstruirlo".

El valor de una fuente viene dado por su autenticidad y veracidad.

Son las fuentes las que ponen en relación al sujeto con el objeto, si no hay fuentes, el conocimiento del pasado se hace imposible; cuando las hay, nuestro conocimiento depende de lo explícitas, exactas, abundantes y minuciosas que sean.

La tarea de un prehistoriador o de un historiador consistirá en reconstruir, mediante su relato, el pasado humano, de un modo inteligible e imparcial, a partir del estudio lo más científico posible de las fuentes, capaces de dar a luz acerca de dicho pasado.

El hallazgo de nuevas fuentes, podrá dar lugar a una nueva reconstrucciòn de los hechos y a un nuevo orden de los mismos en el tiempo histórico.

Para el pasado de los aborígenes canarios, tenemos respuestas pendientes, como:

¿cuándo llegaron?

¿usaron el metal y al llegar al medio insular lo olvidaron?

¿de qué lugares procedían?

¿hubo comunicación entre las islas alguna vez? ¿no la hubo nunca?

¿siempre hubo algún contacto esporádico?

¿por qué no concuerda la categoría de sus discursos orales con un tipo de cultura neolítica?

Estas y otras preguntas tratan de contestarse con la ayuda de las fuentes que tenemos para el estudio de la Prehistoria y Colonización de Canarias y que las podremos clasificar según su naturaleza en:

- fuentes escritas, se nos presentan en inscripciones, relatos, obras literarias, crónicas, censos, documentos papales, datas, testamentos, libros de cuentas, libros de historia, etc., se pueden presentar en diferentes soportes, como piedra en caso de las inscripciones o papel en caso de las crónicas, por lo que su técnica de realización puede ser muy diferente.

- fuentes orales, que se sostienen por la tradición y son realizadas con la memoria y las palabras de los sujetos, son de este tipo, las leyendas, las canciones, los "dichos populares", la información de un topónimo, etc., (nosotros consideramos que una grabación o un programa de T.V. son "medios" en que se puede mostrar una fuente oral, pero no la fuente en sí).

- fuentes plásticas, que pueden tener diferentes soportes como la piedra, la pared, la cerámica, el papel y sus técnicas de realización habrán sido diferentes, según se trate de grabados, pinturas, dibujos, portulanos, etc.

(Nosotros diferenciamos la fuente plástica, del medio en que se representa la misma, ya que en algunos manuales, las cintas de vídeos y diapositivas, se clasifican como fuentes plásticas, para nosotros es el "medio" que podemos usar para mostrarlas, que también se les suele llamar "medios audiovisuales").

- fuentes arqueológicas, pueden referirse a cualquier elemento del pasado, prehistórico o histórico, pero hasta el momento en nuestras Islas, las fuentes arqueológicas más valoradas e investigadas han sido las prehistóricas, pueden ser: fragmentos de cerámica, ornamentos, cenizas, piedras trabajadas, etc.

FUENTES ORALES

"No pueden juzgarse la oralidad y la memoria con el patrón de lo que representan en las sociedades que utilizan la escritura para todo lo que es importante...

...llamaremos tradición oral a todo cuanto se transmite por la boca y la memoria...

...en cuanto este saber posea un contenido relativamente estable y delimitado, distinto como tal y utilizado en circunstancias determinadas, o más aún si su forma es fija, se puede hablar de documentos, de obras y distinguirlos por géneros: relatos, genealogías y demás listas de nombres precedentes y principios jurídicos, fórmulas, poesías, códigos, cuentos, rituales, etc...", Henri Moniot (1984)

Nosotros podríamos clasificar las fuentes orales en prehistóricas e históricas.

Serían prehistóricas, los relatos o leyendas referidas al tiempo en que las Islas aún no habían sido conquistadas, hechos tan significativos para los aborígenes canarios, que los mantuvieron en su tiempo y ha llegado hasta nosotros, podríamos tener como ejemplo de leyenda "Gara y Jonay" y como relato "La ascensión social de Doramas". La leyenda a que nos referimos tuvo tanta incidencia que aún se mantiene en el topónimo "Garajonay", sería positivo investigar sobre las posibilidades de que tal hecho hubiera sido o no posible, con la incidencia que la comunicación entre islas se hubiera llevado a cabo, ¿hubo contactos afectivos esporádicos?.

En las Islas canarias, la orografía siempre ha ido ha favor de las fuentes orales, ha sido ella que con sus montañas y barrancos ha atesorado palabras, dichos y costumbres de los aborígenes canarios y episodios de las conquistas, e incluso muchas veces nuestros pastores y campesinos han sido guías de lugares de interés arqueológico. De muchas de estas informaciones, que llamaremos fuentes históricas, han sido elaboradas por muchos historiadores aspectos de nuestra prehistoria y colonización.

La memoria oral, era valorada por los propios aborígenes, de ahí que Espinosa se quejara de haber obtenido información de "guanches viejos" con mucho trabajo, "porque consideraban que decirlo era menoscabo de su nación".

Hasta el momento presente, las fuentes orales han sido mas apreciadas y trabajadas, en la enseñanza no universitaria que en la universitaria y consideramos que las investigaciones se deberían de dirigir hacia todas sus fuentes.

FUENTES PLÁSTICAS

La fuentes plásticas para nuestra prehistoria y colonización, también las podríamos clasificar en dos grupos, prehistóricas, las realizadas por los aborígenes antes de las conquistas e históricas las realizadas durante o posteriormente a las mismas.

Las fuentes plásticas prehistóricas las formarían grabados y pinturas (salvo las inscripciones que las consideramos fuentes escritas).

Los grabados se caracterizan por se generalmente geométricos, con una temática muy diferenciada entre las Islas, espiraliformes y meandriformes en La Palma, podomorfos en Fuerteventura, triángulos en Gran Canaria al igual que figuras esquemáticas, etc. Las pinturas hasta ahora encontradas únicamente en Gran Canaria, también de motivos geométricos, triángulos, cuadrados, rombos, figuras humanas esquemáticas; apreciamos con estos datos, unos elementos culturales muy insulares, que parecen negados a contaminarse entre sí, pero no a comunicarse.

Las fuentes plásticas históricas las forman cantidad de dibujos y bocetos realizados por distintos cronistas e historiadores, forman parte de ellas por igual un dibujo de "Le Canarien", como uno hecho por Torriani en época moderna, sobre un elemento de la cultura aborigen. Los aborígenes canarios realizaron casas o adoratorios en superficie, sus elementos constructivos eran piedra sin argamasa, por lo que con las colonizaciones se destruirían con facilidad, las pocas que quedaron y que fueron dibujadas, hoy no existen, y esos terrenos han recibido diferentes usos al igual que las propias piedras, por lo que resulta imposible averiguar algo sobre ellos sin esa fuente de información, por lo que también tendríamos que usarlas dándoles más valor que el que se les ha dado hasta ahora.

FUENTES ESCRITAS ANTIGUAS

La Islas canarias han figurado en textos de griegos y romanos, así en la Geografía de Ptolomeo, aparecerá en un mapa con seis islas, número que se mantendrá hasta 1375. Se las llegó a considerar formada por dos archipiélagos; las Afortunadas: Canaria y Nivaria (Archipiélago Central) y las Gorgonas: Fuerteventura, Lanzarote, La Graciosa y Alegranza (Archipiélago Oriental), Ptolomeo las estimaba las tierras mas occidentales del mundo, en la cartografía ptolemaica del siglo II de nuestra era, aparecen las Islas en formación lineal de norte a sur, el lugar más cercano a Europa lo ocupa Aprositos nesos y el más lejano Ningowaria, en medio quedaban Heres, Plovalia, Kapraria y Kanaria.

Al estar situadas más allá de las columnas de Hércules, el tener un clima agradable y bellos paisajes, hace que en sus descripciones se mezcle la fantasía con la realidad, resultando las distancias y localizaciones confusas.

De entre los escritores griegos que las mencionaron en sus obras están: Homero en el siglo IX antes de C. en la Odisea, en los "Trabajos y los días" de Hesíodo; Píndaro las cita en la Oda II de sus "Olímpicas".

Herodoto en el siglo V antes de C. alude a las Islas de los Bienaventurados en sus "Historias".

Diodoro de Sicilia en su "Biblioteca Historia" las llama Hespérides y las describe en el libro V de esta obra.

Salvo Hesíodo que las pluraliza, los demás hablan de una isla, sería Estrabón quien conozca la existencia de más de una. La primera descripción más aproximativa, la realiza Plutarco en "Vidas paralelas".

La mitología y la literatura griegas, también serían asimiladas por los romanos, entre los escritores latinos que mencionan a las Canarias como islas míticas, encontramos a Plauto en el siglo II de nuestra era. Luego Salustio en el siglo I antes de C. en el libro I de los Fragmentos de sus Historias. Las canta Horacio y Virgilio en el siglo I de nuestra era, las citan Pomponio Mela y Plinio el Viejo en sus obras "De Chorographia" e "Historia Natural", respectivamente.

Plinio utilizaría las fuentes de Estacio Seboso y Juba II, el primero era un naturalista y viajero incansable, el segundo era hijo de Juba I de Numidia, que se quitó la vida antes que ser prisionero de Julio César, desde los cinco años fue llevado a Roma donde recibió una esmerada educación humanista, quiso conocer las costas del Imperio y sus recursos naturales, enviando marinos expertos que recorrieran el Atlántico, exploran Canarias y es la primera vez que recibirán este nombre. Juba tenía una gran biblioteca, pero sus escritos se perdieron, hablaba latín, púnico, griego y beréber.

Seboso y Juba dan noticias fidedignas sobre Canarias, éste último indicaba que para llegar a las Afortunadas había que navegar 350 millas desde las islas Purpurarias (Mogador), la primera que menciona es Ombrios, al parecer Fuerteventura. Los datos que no suelen ofrecer dificultades de identificación, serán referidos a Nivaria (Tenerife), por la nieve del Teide y Canaria (Gran Canaria) por la presencia de canarii (abundancia de pájaros o perros).

Varios cronistas e historiadores han tratado de interpretar las descripciones que se hacen sobre las Islas en estos escritos y muchos de ellos las han encontrado, llenas de contradicciones y poco veraces.

Esta geografía mítica greco-latina ha sido difícil de precisar, por lo que los historiadores Núñez de la Peña y F. José de Sosa asocian el nombre de Ombrion para El Hierro, mientras que para Berthelot y Chil y Naranjo se trata de La Palma. Capraria sería para Núñez de la Peña Lanzarote, mientras que para Osuna y el Doctor Chil se trataría de Fuerteventura.

Para el profesor Cruz Andreotti, las fuentes mitológicas sobre Canarias, no fueron hechas por griegos o romanos, con la finalidad de construir el entorno geográfico, sino con la intención de buscar relatos "escapistas" y reconstruir una zona a partir de una geografía mítica, resulta metodológicamente inadecuado en relación al entorno en que aparece la mención.

Pero nosotros pensamos, que, salvando las dificultades que las descripciones nos ofrecen, las Islas fueron descritas desde un punto de vista geográfico, así lo demuestra las recientes excavaciones realizadas en El Bebedero (Teguise, Lanzarote), por los profesores Atoche, Paz, Ramírez y Ortiz que han encontrado fragmentos de cerámica, tras cuyos análisis, petrográficos, metalográficos y de microscopía, es decir, conociendo la composición de su arcilla y la proporción en que aparecen sus elementos, han podido asociarla a sus lugares de origen, Túnez, Bética e Italia, con una cronología, entre el siglo I antes de C y el siglo III después de C.

La ausencia de elementos metálicos entre los restos arqueológicos aborígenes, negaban la posibilidad de un comercio entre éstos y fenicios, griegos o romanos.

Hacia 490 a. de C., mientras los griegos podían circular libremente por el Mediterráneo, los fenicios de Cádiz y los cartagineses lo hacían por los mares de más allá de las Columnas de Hércules. Luego Roma, heredera de Grecia en el Mediterráneo, intentaría romper este compromiso y sería cuando Juba II de Mauritania descubra y explore las Canarias.

Al haberse encontrado en El Bebedero, también asociado a los fragmentos de cerámica, elementos de bronce, cobre, hierro y vidrio, la presencia de pueblos de la Antigüedad por nuestras costas, resultaría probada.

Otro acontecimiento muy importante de la Antigüedad fue el periplo de Hannón, descrito por Polibio. La flota constaba de una expedición de 60 navíos y 30.000 hombres y mujeres, la cifra ha sido muy discutida así como sus objetivos, la pregunta es si pasarían por Canarias., para el profesor Casariego, la navegación fue siempre costera y no divisaron algún archipiélago atlántico, sin embargo el régimen N.E. del alisio y la corriente de las Canarias obligaría a las naves a acercarse a las Islas.

Podríamos concluir este apartado considerando que durante la Antigüedad europea, las Canarias eran conocidas y estaban habitadas.

FUENTES ESCRITAS MEDIEVALES

Fuentes anteriores a la conquista bethencouriana.

Fuentes árabes: Los historiadores árabes medievales, concentraron su atención en el gobernante y en su corte, y en cierta medida en la élite urbana. Las actividades de los ciudadanos privados, especialmente las clases humildes, sólo las mencionan incidentalmente.

Una fuente dudosa es el relato de Ben Farrouck, lo realizó Osuna basándose en un manuscrito encontrado en la Biblioteca de París, pero al no ser encontrado posteriormente por otros historiadores, se duda de su veracidad ;en él se relataba el viaje de Ben Farrouck con 130 hombres a Canarias, su desembarco por Gando, el encuentro amistoso que tuvo con el Guanarteme de Gáldar y sus guayres. Berthelot sí confió en la veracidad del relato, (999 d. C. ).

Otra fuente árabe nos la relata Viera, su autor fue El-Edrisi llamado el Geógrafo de Nubia que hacia 1170 d. C., en su libro "El deseo de peregrinar la tierra", narra los hechos sobre una expedición, que se cree partió de Lisboa y hubo de ser antes de 1147 d. C., pues saldrían de Portugal antes de que los cristianos recuperasen aquel lugar, los moros eran depositarios de la ciencia que había en Europa y conocían las Canarias con el nombre de al-Yezair al-Jalidat (Islas Afortunadas), de su relato obtenemos los siguientes datos.

"Ocho hombres emparentados entre sí, habiendo fabricado un navío mercante..., mudaron de rumbo y navegaron doce días hacia el Sur, hasta descubrir una isla llena de cabras que en innumerables manadas vagaban sin pastor... Después de haberse vuelto a embarcar y navegando otros doce días siempre al Sur, divisaron a corta distancia otra isla, que parecía cultivada y adornada de habitaciones... se vieron repentinamente rodeados de barcas, prisioneros y conducidos con su navío a cierto pueblo... hasta tanto que levantándose el viento Oeste, los embarcaron en una chalupa con los ojos vendados y después de tres días de navegación, llegaron al continente... Al llegar a tierra en tan lastimero estado, les preguntaron la causa y ellos respondieron que viajaban desde hacía dos meses y el jefe exclamó: ¡Va Asfi! (¡Ah, cuánto hemos padecido!) y desde entonces se llamó aquel puerto Asfi, que es una rada en la costa occidental de Africa, (Safi cerca del cabo Cantín).

La conclusión que podemos deducir del relato, es que los habitantes de las islas, conocían perfectamente el arte de navegar y los vientos propicios, ¿cómo asociarlo a los aborígenes canarios?

Fuentes europeas: Durante los últimos siglos de la Edad Media española, desde fines del s. XIII al s. XV, la vitalidad económica y cultural es constante por todo el Mediterráneo y Europa occidental, en cuyo desarrollo tiene un papel importante la Corona de Aragón, más que la castellana.

Entre fines del s. XII y mediados del s. XV, Barcelona fue la ciudad más importante de España y una de las más importantes del Mediterráneo, compitiendo con Génova y Florencia, la ciudad era prácticamente autónoma y gozaba de un privilegio real emanado del rey aragonés, su independencia era debida al gran poder financiero y a su comercio exterior, los ingresos por sus impuestos municipales, superaba a los de la corona; producía armas, hierro forjado, productos textiles y cuero, fabricaba todo lo necesario para el equipamiento de barcos, junto con Génova, fue entre los s. XIII y s. XIV el mayor centro de construcción de barcos para el tráfico con el Norte de Africa y el Oriente Próximo.

Mallorca tuvo también gran importancia por su escuela de cartógrafos judíos, que elaboraron los portulanos, (mapas que mostraban la forma de las costas, e indicaban las rutas entre los puertos principales).

Dominaba también pequeños principados musulmanes de la costa septentrional de Africa: Túnez, Bujía y Tremecén y sus mercancías atravesaban el Sáhara y llegaban hasta el Sudán, cuyo oro llegó a ser la base de la moneda catalana en el s. XIV.

En esta época no había una clara distinción entre comercio y piratería.

En este ambiente, nos encontramos dos fuentes italianas de excepcional importancia, para el conocimiento de nuestro "tema".

La primera será el viaje de Lancellotto Malocello, para unos historiadores, su estancia en la isla se fecha hacia 1312 y residió 20 años en ella, para otros historiadores, el viaje se realizó sobre 1336 y contó con apoyo mallorquín y catalán, su origen genovés, quedará atestiguado en el portulano de Angelino Dulcert, en 1339, que reproducirá de forma incompleta a las Islas, con su insignia sobre la isla de Lanzarote. En las crónicas francesas, de la conquista de Lanzarote, se mencionan los restos de la fortaleza en que vivió Lancellotto.

La segunda será el fragmento de un diario de Giovanni Bocaccio, que transcribe una carta de ciertos mercaderes florentinos, que informaban sobre una expedición organizada por Alfonso IV de Portugal, capitaneaba la expedición Angiolino del Tegghia y el piloto era Nicolosso da Recco, la expedición había salido de Lisboa en 1341, de la declaración del piloto , podemos realizar un doble análisis, por un lado el que nos interesa para el conocimiento de la prehistoria de los aborígenes canarios y por otro el que nos interesa para conocer características de la época.

Respecto a la información sobre la Prehistoria de Canarias, aporta los siguientes datos:

- Algunas islas estaban deshabitadas y otras diferentemente pobladas, Canaria era la más poblada.

- Había hermosos árboles, aprovechaban las condiciones climáticas porque cultivaban mejor el Norte que el Sur, abundaban las cabras, carneros y cerdos.

- Sus vestidos eran cosidos habilidosamente, éste diferenciaba su status social y el estado social de las mujeres, usaban pinturas para colorear sus vestidos, (azafrán y encarnado en Canaria y Lanzarote).

- Eran respetuosos entre ellos, obedecían y respetaban a sus jefes, se repartían los alimentos, eran alegres y risueños, cantaban y bailaban.

- Eran excelentes nadadores, estaban acostumbrados a estar en un barco, (puesto que cuatro de ellos se subieron a la nave sin permiso), no tenían embarcaciones, pero en el relato se les posibilita la comunicación con otras islas a nado.

- El habla era rápida y usaban diferentes lenguajes.

- Tenían casas de piedra con cubiertas de madera, realizaban otros edificios diferentes a casas.

- Estaban acostumbrados a comerciar, lo hacían con pieles y sebo; también lo estaban al saqueo (ya que los marineros tuvieron que forzar las puertas de algunas casas para apriopiarse de alimentos)

- No conocían el uso de monedas, perfumes, alhajas, espadas o sables.

-Conocían un sistema de numeración.

Respecto a la información que obtenemos sobre la cultura medieval europea en el momento en que se realiza la expedición, obtenemos los siguientes datos:

- Los reyes de entonces, como Alfonso IV de Portugal, encargaban expediciones como ésta, con un objetivo claro, de posesionarse del territorio, por lo que llevaban armas de guerra y caballos, pero al no tener las Islas elementos de su interés abandonaron el objetivo.

En estas empresas se empleaban personas de diferentes países,
florentinos, genoveses, castellanos; importaba que conociesen el arte de
la navegación.

- Lisboa y Sevilla eran dos ciudades importantes, que acogían a mercaderes interesados en negocios de la navegación.

- Los marineros conocían perfectamente la localización del Archipiélago, apreciaban el buen calado de sus puertos para anclar y abastecerse de agua en sus calas.

- Aprecian que los aborígenes canarios eran menos salvajes que muchos españoles.

- Nicolosso, el piloto genovés, no quiso contar otras muchas cosas que vio.

Otras fuentes de información serán las expediciones misionales y piráticas.

Diferentes expediciones de mallorquines y catalanes, están constatadas con diferentes fines, políticos, de conquista o evangélicos, promovidas por reyes o papas, que solían llevar "lenguas" (antiguos esclavos canarios conocedores de la lengua catalana). Los "lenguas" serían por tanto los primeros traductores de Canarias, es posible que alguno/a hubiese escrito sobre su pueblo, es decir, sobre la prehistoria de los aborígenes canarios, pero hasta ahora, no contamos con algún documento que muestre esa posibilidad.
Según el profesor Romeu de Armas "En 1351 vivían y se educaban en Mallorca doce aborígenes grancanarios, conocedores del idioma catalán, instruidos en la fé de Cristo y prestos a convertirse en apóstoles de sus propios coterráneos".

La preocupación misionera de los papas se fraguó unos años antes, en 1344, cuando Clemente VI constituyó a las Canarias como reino, bajo la soberanía de Luis de La Cerda, que tomó el título de "Príncipe de la Fortuna", esta potestad se respaldaba por la doctrina de la Curia Romana, según la cual, la jurisdicción de los papas se extendía a tierras habitadas por "infieles", por lo que los Sumos Pontífices podían disponer del dominio político de sus tierras, trasladándolo a determinados príncipes cristianos con el deber ineludible de predicar la fe de Cristo, la cancillería papal expidió bulas de recomendación para diversos reyes, comunicándoles tal investidura y demandando licencias para recabar de sus reinos aquellos navíos, soldados, armas y utensilios precisos para la empresa, pero el príncipe murió antes de tomar posesión de tal privilegio.

Al cabo de siete años se pasaría del Principado de la Fortuna al Obispado de las Afortunadas abandonándose el intento de conquista armada por una misión de paz, el primer obispo sería el carmelita Fray Bernardo, la Bula de su nombramiento se expidió en 1351.

NATURALEZA DE LAS FUENTES PARA EL CONOCIMIENTO DE LA PREHISTORIA Y COLONIZACION DE CANARIAS. SU CLASIFICACION.

¿Qué es una fuente histórica?

Para el historiador polaco S. Koscialkowsky es "cualquier resto de la experiencia o la actividad humana en el pasado; en otras palabras, cualquier resto de un hecho histórico que sirve para adquirir información sobre el hecho y para reconstruirlo".

El valor de una fuente viene dado por su autenticidad y veracidad.

Son las fuentes las que ponen en relación al sujeto con el objeto, si no hay fuentes, el conocimiento del pasado se hace imposible; cuando las hay, nuestro conocimiento depende de lo explícitas, exactas, abundantes y minuciosas que sean.

La tarea de un prehistoriador o de un historiador consistirá en reconstruir, mediante su relato, el pasado humano, de un modo inteligible e imparcial, a partir del estudio lo más científico posible de las fuentes, capaces de dar a luz acerca de dicho pasado.

El hallazgo de nuevas fuentes, podrá dar lugar a una nueva reconstrucciòn de los hechos y a un nuevo orden de los mismos en el tiempo histórico.

Para el pasado de los aborígenes canarios, tenemos respuestas pendientes, como:

¿cuándo llegaron?

¿usaron el metal y al llegar al medio insular lo olvidaron?

¿de qué lugares procedían?

¿hubo comunicación entre las islas alguna vez? ¿no la hubo nunca?

¿siempre hubo algún contacto esporádico?

¿por qué no concuerda la categoría de sus discursos orales con un tipo de cultura neolítica?

Estas y otras preguntas tratan de contestarse con la ayuda de las fuentes que tenemos para el estudio de la Prehistoria y Colonización de Canarias y que las podremos clasificar según su naturaleza en:

- fuentes escritas, se nos presentan en inscripciones, relatos, obras literarias, crónicas, censos, documentos papales, datas, testamentos, libros de cuentas, libros de historia, etc., se pueden presentar en diferentes soportes, como piedra en caso de las inscripciones o papel en caso de las crónicas, por lo que su técnica de realización puede ser muy diferente.

- fuentes orales, que se sostienen por la tradición y son realizadas con la memoria y las palabras de los sujetos, son de este tipo, las leyendas, las canciones, los "dichos populares", la información de un topónimo, etc., (nosotros consideramos que una grabación o un programa de T.V. son "medios" en que se puede mostrar una fuente oral, pero no la fuente en sí).

- fuentes plásticas, que pueden tener diferentes soportes como la piedra, la pared, la cerámica, el papel y sus técnicas de realización habrán sido diferentes, según se trate de grabados, pinturas, dibujos, portulanos, etc.

(Nosotros diferenciamos la fuente plástica, del medio en que se representa la misma, ya que en algunos manuales, las cintas de vídeos y diapositivas, se clasifican como fuentes plásticas, para nosotros es el "medio" que podemos usar para mostrarlas, que también se les suele llamar "medios audiovisuales").

- fuentes arqueológicas, pueden referirse a cualquier elemento del pasado, prehistórico o histórico, pero hasta el momento en nuestras Islas, las fuentes arqueológicas más valoradas e investigadas han sido las prehistóricas, pueden ser: fragmentos de cerámica, ornamentos, cenizas, piedras trabajadas, etc.

FUENTES ORALES

"No pueden juzgarse la oralidad y la memoria con el patrón de lo que representan en las sociedades que utilizan la escritura para todo lo que es importante...

...llamaremos tradición oral a todo cuanto se transmite por la boca y la memoria...

...en cuanto este saber posea un contenido relativamente estable y delimitado, distinto como tal y utilizado en circunstancias determinadas, o más aún si su forma es fija, se puede hablar de documentos, de obras y distinguirlos por géneros: relatos, genealogías y demás listas de nombres precedentes y principios jurídicos, fórmulas, poesías, códigos, cuentos, rituales, etc...", Henri Moniot (1984)

Nosotros podríamos clasificar las fuentes orales en prehistóricas e históricas.

Serían prehistóricas, los relatos o leyendas referidas al tiempo en que las Islas aún no habían sido conquistadas, hechos tan significativos para los aborígenes canarios, que los mantuvieron en su tiempo y ha llegado hasta nosotros, podríamos tener como ejemplo de leyenda "Gara y Jonay" y como relato "La ascensión social de Doramas". La leyenda a que nos referimos tuvo tanta incidencia que aún se mantiene en el topónimo "Garajonay", sería positivo investigar sobre las posibilidades de que tal hecho hubiera sido o no posible, con la incidencia que la comunicación entre islas se hubiera llevado a cabo, ¿hubo contactos afectivos esporádicos?.

En las Islas canarias, la orografía siempre ha ido ha favor de las fuentes orales, ha sido ella que con sus montañas y barrancos ha atesorado palabras, dichos y costumbres de los aborígenes canarios y episodios de las conquistas, e incluso muchas veces nuestros pastores y campesinos han sido guías de lugares de interés arqueológico. De muchas de estas informaciones, que llamaremos fuentes históricas, han sido elaboradas por muchos historiadores aspectos de nuestra prehistoria y colonización.

La memoria oral, era valorada por los propios aborígenes, de ahí que Espinosa se quejara de haber obtenido información de "guanches viejos" con mucho trabajo, "porque consideraban que decirlo era menoscabo de su nación".

Hasta el momento presente, las fuentes orales han sido mas apreciadas y trabajadas, en la enseñanza no universitaria que en la universitaria y consideramos que las investigaciones se deberían de dirigir hacia todas sus fuentes.

FUENTES PLÁSTICAS

La fuentes plásticas para nuestra prehistoria y colonización, también las podríamos clasificar en dos grupos, prehistóricas, las realizadas por los aborígenes antes de las conquistas e históricas las realizadas durante o posteriormente a las mismas.

Las fuentes plásticas prehistóricas las formarían grabados y pinturas (salvo las inscripciones que las consideramos fuentes escritas).

Los grabados se caracterizan por se generalmente geométricos, con una temática muy diferenciada entre las Islas, espiraliformes y meandriformes en La Palma, podomorfos en Fuerteventura, triángulos en Gran Canaria al igual que figuras esquemáticas, etc. Las pinturas hasta ahora encontradas únicamente en Gran Canaria, también de motivos geométricos, triángulos, cuadrados, rombos, figuras humanas esquemáticas; apreciamos con estos datos, unos elementos culturales muy insulares, que parecen negados a contaminarse entre sí, pero no a comunicarse.

Las fuentes plásticas históricas las forman cantidad de dibujos y bocetos realizados por distintos cronistas e historiadores, forman parte de ellas por igual un dibujo de "Le Canarien", como uno hecho por Torriani en época moderna, sobre un elemento de la cultura aborigen. Los aborígenes canarios realizaron casas o adoratorios en superficie, sus elementos constructivos eran piedra sin argamasa, por lo que con las colonizaciones se destruirían con facilidad, las pocas que quedaron y que fueron dibujadas, hoy no existen, y esos terrenos han recibido diferentes usos al igual que las propias piedras, por lo que resulta imposible averiguar algo sobre ellos sin esa fuente de información, por lo que también tendríamos que usarlas dándoles más valor que el que se les ha dado hasta ahora.

FUENTES ESCRITAS ANTIGUAS

La Islas canarias han figurado en textos de griegos y romanos, así en la Geografía de Ptolomeo, aparecerá en un mapa con seis islas, número que se mantendrá hasta 1375. Se las llegó a considerar formada por dos archipiélagos; las Afortunadas: Canaria y Nivaria (Archipiélago Central) y las Gorgonas: Fuerteventura, Lanzarote, La Graciosa y Alegranza (Archipiélago Oriental), Ptolomeo las estimaba las tierras mas occidentales del mundo, en la cartografía ptolemaica del siglo II de nuestra era, aparecen las Islas en formación lineal de norte a sur, el lugar más cercano a Europa lo ocupa Aprositos nesos y el más lejano Ningowaria, en medio quedaban Heres, Plovalia, Kapraria y Kanaria.

Al estar situadas más allá de las columnas de Hércules, el tener un clima agradable y bellos paisajes, hace que en sus descripciones se mezcle la fantasía con la realidad, resultando las distancias y localizaciones confusas.

De entre los escritores griegos que las mencionaron en sus obras están: Homero en el siglo IX antes de C. en la Odisea, en los "Trabajos y los días" de Hesíodo; Píndaro las cita en la Oda II de sus "Olímpicas".

Herodoto en el siglo V antes de C. alude a las Islas de los Bienaventurados en sus "Historias".

Diodoro de Sicilia en su "Biblioteca Historia" las llama Hespérides y las describe en el libro V de esta obra.

Salvo Hesíodo que las pluraliza, los demás hablan de una isla, sería Estrabón quien conozca la existencia de más de una. La primera descripción más aproximativa, la realiza Plutarco en "Vidas paralelas".

La mitología y la literatura griegas, también serían asimiladas por los romanos, entre los escritores latinos que mencionan a las Canarias como islas míticas, encontramos a Plauto en el siglo II de nuestra era. Luego Salustio en el siglo I antes de C. en el libro I de los Fragmentos de sus Historias. Las canta Horacio y Virgilio en el siglo I de nuestra era, las citan Pomponio Mela y Plinio el Viejo en sus obras "De Chorographia" e "Historia Natural", respectivamente.

Plinio utilizaría las fuentes de Estacio Seboso y Juba II, el primero era un naturalista y viajero incansable, el segundo era hijo de Juba I de Numidia, que se quitó la vida antes que ser prisionero de Julio César, desde los cinco años fue llevado a Roma donde recibió una esmerada educación humanista, quiso conocer las costas del Imperio y sus recursos naturales, enviando marinos expertos que recorrieran el Atlántico, exploran Canarias y es la primera vez que recibirán este nombre. Juba tenía una gran biblioteca, pero sus escritos se perdieron, hablaba latín, púnico, griego y beréber.

Seboso y Juba dan noticias fidedignas sobre Canarias, éste último indicaba que para llegar a las Afortunadas había que navegar 350 millas desde las islas Purpurarias (Mogador), la primera que menciona es Ombrios, al parecer Fuerteventura. Los datos que no suelen ofrecer dificultades de identificación, serán referidos a Nivaria (Tenerife), por la nieve del Teide y Canaria (Gran Canaria) por la presencia de canarii (abundancia de pájaros o perros).

Varios cronistas e historiadores han tratado de interpretar las descripciones que se hacen sobre las Islas en estos escritos y muchos de ellos las han encontrado, llenas de contradicciones y poco veraces.

Esta geografía mítica greco-latina ha sido difícil de precisar, por lo que los historiadores Núñez de la Peña y F. José de Sosa asocian el nombre de Ombrion para El Hierro, mientras que para Berthelot y Chil y Naranjo se trata de La Palma. Capraria sería para Núñez de la Peña Lanzarote, mientras que para Osuna y el Doctor Chil se trataría de Fuerteventura.

Para el profesor Cruz Andreotti, las fuentes mitológicas sobre Canarias, no fueron hechas por griegos o romanos, con la finalidad de construir el entorno geográfico, sino con la intención de buscar relatos "escapistas" y reconstruir una zona a partir de una geografía mítica, resulta metodológicamente inadecuado en relación al entorno en que aparece la mención.

Pero nosotros pensamos, que, salvando las dificultades que las descripciones nos ofrecen, las Islas fueron descritas desde un punto de vista geográfico, así lo demuestra las recientes excavaciones realizadas en El Bebedero (Teguise, Lanzarote), por los profesores Atoche, Paz, Ramírez y Ortiz que han encontrado fragmentos de cerámica, tras cuyos análisis, petrográficos, metalográficos y de microscopía, es decir, conociendo la composición de su arcilla y la proporción en que aparecen sus elementos, han podido asociarla a sus lugares de origen, Túnez, Bética e Italia, con una cronología, entre el siglo I antes de C y el siglo III después de C.

La ausencia de elementos metálicos entre los restos arqueológicos aborígenes, negaban la posibilidad de un comercio entre éstos y fenicios, griegos o romanos.

Hacia 490 a. de C., mientras los griegos podían circular libremente por el Mediterráneo, los fenicios de Cádiz y los cartagineses lo hacían por los mares de más allá de las Columnas de Hércules. Luego Roma, heredera de Grecia en el Mediterráneo, intentaría romper este compromiso y sería cuando Juba II de Mauritania descubra y explore las Canarias.

Al haberse encontrado en El Bebedero, también asociado a los fragmentos de cerámica, elementos de bronce, cobre, hierro y vidrio, la presencia de pueblos de la Antigüedad por nuestras costas, resultaría probada.

Otro acontecimiento muy importante de la Antigüedad fue el periplo de Hannón, descrito por Polibio. La flota constaba de una expedición de 60 navíos y 30.000 hombres y mujeres, la cifra ha sido muy discutida así como sus objetivos, la pregunta es si pasarían por Canarias., para el profesor Casariego, la navegación fue siempre costera y no divisaron algún archipiélago atlántico, sin embargo el régimen N.E. del alisio y la corriente de las Canarias obligaría a las naves a acercarse a las Islas.

Podríamos concluir este apartado considerando que durante la Antigüedad europea, las Canarias eran conocidas y estaban habitadas.

FUENTES ESCRITAS MEDIEVALES

Fuentes anteriores a la conquista bethencouriana.

Fuentes árabes: Los historiadores árabes medievales, concentraron su atención en el gobernante y en su corte, y en cierta medida en la élite urbana. Las actividades de los ciudadanos privados, especialmente las clases humildes, sólo las mencionan incidentalmente.

Una fuente dudosa es el relato de Ben Farrouck, lo realizó Osuna basándose en un manuscrito encontrado en la Biblioteca de París, pero al no ser encontrado posteriormente por otros historiadores, se duda de su veracidad ;en él se relataba el viaje de Ben Farrouck con 130 hombres a Canarias, su desembarco por Gando, el encuentro amistoso que tuvo con el Guanarteme de Gáldar y sus guayres. Berthelot sí confió en la veracidad del relato, (999 d. C. ).

Otra fuente árabe nos la relata Viera, su autor fue El-Edrisi llamado el Geógrafo de Nubia que hacia 1170 d. C., en su libro "El deseo de peregrinar la tierra", narra los hechos sobre una expedición, que se cree partió de Lisboa y hubo de ser antes de 1147 d. C., pues saldrían de Portugal antes de que los cristianos recuperasen aquel lugar, los moros eran depositarios de la ciencia que había en Europa y conocían las Canarias con el nombre de al-Yezair al-Jalidat (Islas Afortunadas), de su relato obtenemos los siguientes datos.

"Ocho hombres emparentados entre sí, habiendo fabricado un navío mercante..., mudaron de rumbo y navegaron doce días hacia el Sur, hasta descubrir una isla llena de cabras que en innumerables manadas vagaban sin pastor... Después de haberse vuelto a embarcar y navegando otros doce días siempre al Sur, divisaron a corta distancia otra isla, que parecía cultivada y adornada de habitaciones... se vieron repentinamente rodeados de barcas, prisioneros y conducidos con su navío a cierto pueblo... hasta tanto que levantándose el viento Oeste, los embarcaron en una chalupa con los ojos vendados y después de tres días de navegación, llegaron al continente... Al llegar a tierra en tan lastimero estado, les preguntaron la causa y ellos respondieron que viajaban desde hacía dos meses y el jefe exclamó: ¡Va Asfi! (¡Ah, cuánto hemos padecido!) y desde entonces se llamó aquel puerto Asfi, que es una rada en la costa occidental de Africa, (Safi cerca del cabo Cantín).

La conclusión que podemos deducir del relato, es que los habitantes de las islas, conocían perfectamente el arte de navegar y los vientos propicios, ¿cómo asociarlo a los aborígenes canarios?

Fuentes europeas: Durante los últimos siglos de la Edad Media española, desde fines del s. XIII al s. XV, la vitalidad económica y cultural es constante por todo el Mediterráneo y Europa occidental, en cuyo desarrollo tiene un papel importante la Corona de Aragón, más que la castellana.

Entre fines del s. XII y mediados del s. XV, Barcelona fue la ciudad más importante de España y una de las más importantes del Mediterráneo, compitiendo con Génova y Florencia, la ciudad era prácticamente autónoma y gozaba de un privilegio real emanado del rey aragonés, su independencia era debida al gran poder financiero y a su comercio exterior, los ingresos por sus impuestos municipales, superaba a los de la corona; producía armas, hierro forjado, productos textiles y cuero, fabricaba todo lo necesario para el equipamiento de barcos, junto con Génova, fue entre los s. XIII y s. XIV el mayor centro de construcción de barcos para el tráfico con el Norte de Africa y el Oriente Próximo.

Mallorca tuvo también gran importancia por su escuela de cartógrafos judíos, que elaboraron los portulanos, (mapas que mostraban la forma de las costas, e indicaban las rutas entre los puertos principales).

Dominaba también pequeños principados musulmanes de la costa septentrional de Africa: Túnez, Bujía y Tremecén y sus mercancías atravesaban el Sáhara y llegaban hasta el Sudán, cuyo oro llegó a ser la base de la moneda catalana en el s. XIV.

En esta época no había una clara distinción entre comercio y piratería.

En este ambiente, nos encontramos dos fuentes italianas de excepcional importancia, para el conocimiento de nuestro "tema".

La primera será el viaje de Lancellotto Malocello, para unos historiadores, su estancia en la isla se fecha hacia 1312 y residió 20 años en ella, para otros historiadores, el viaje se realizó sobre 1336 y contó con apoyo mallorquín y catalán, su origen genovés, quedará atestiguado en el portulano de Angelino Dulcert, en 1339, que reproducirá de forma incompleta a las Islas, con su insignia sobre la isla de Lanzarote. En las crónicas francesas, de la conquista de Lanzarote, se mencionan los restos de la fortaleza en que vivió Lancellotto.

La segunda será el fragmento de un diario de Giovanni Bocaccio, que transcribe una carta de ciertos mercaderes florentinos, que informaban sobre una expedición organizada por Alfonso IV de Portugal, capitaneaba la expedición Angiolino del Tegghia y el piloto era Nicolosso da Recco, la expedición había salido de Lisboa en 1341, de la declaración del piloto , podemos realizar un doble análisis, por un lado el que nos interesa para el conocimiento de la prehistoria de los aborígenes canarios y por otro el que nos interesa para conocer características de la época.

Respecto a la información sobre la Prehistoria de Canarias, aporta los siguientes datos:

- Algunas islas estaban deshabitadas y otras diferentemente pobladas, Canaria era la más poblada.

- Había hermosos árboles, aprovechaban las condiciones climáticas porque cultivaban mejor el Norte que el Sur, abundaban las cabras, carneros y cerdos.

- Sus vestidos eran cosidos habilidosamente, éste diferenciaba su status social y el estado social de las mujeres, usaban pinturas para colorear sus vestidos, (azafrán y encarnado en Canaria y Lanzarote).

- Eran respetuosos entre ellos, obedecían y respetaban a sus jefes, se repartían los alimentos, eran alegres y risueños, cantaban y bailaban.

- Eran excelentes nadadores, estaban acostumbrados a estar en un barco, (puesto que cuatro de ellos se subieron a la nave sin permiso), no tenían embarcaciones, pero en el relato se les posibilita la comunicación con otras islas a nado.

- El habla era rápida y usaban diferentes lenguajes.

- Tenían casas de piedra con cubiertas de madera, realizaban otros edificios diferentes a casas.

- Estaban acostumbrados a comerciar, lo hacían con pieles y sebo; también lo estaban al saqueo (ya que los marineros tuvieron que forzar las puertas de algunas casas para apriopiarse de alimentos)

- No conocían el uso de monedas, perfumes, alhajas, espadas o sables.

-Conocían un sistema de numeración.

Respecto a la información que obtenemos sobre la cultura medieval europea en el momento en que se realiza la expedición, obtenemos los siguientes datos:

- Los reyes de entonces, como Alfonso IV de Portugal, encargaban expediciones como ésta, con un objetivo claro, de posesionarse del territorio, por lo que llevaban armas de guerra y caballos, pero al no tener las Islas elementos de su interés abandonaron el objetivo.

En estas empresas se empleaban personas de diferentes países,
florentinos, genoveses, castellanos; importaba que conociesen el arte de
la navegación.

- Lisboa y Sevilla eran dos ciudades importantes, que acogían a mercaderes interesados en negocios de la navegación.

- Los marineros conocían perfectamente la localización del Archipiélago, apreciaban el buen calado de sus puertos para anclar y abastecerse de agua en sus calas.

- Aprecian que los aborígenes canarios eran menos salvajes que muchos españoles.

- Nicolosso, el piloto genovés, no quiso contar otras muchas cosas que vio.

Otras fuentes de información serán las expediciones misionales y piráticas.

Diferentes expediciones de mallorquines y catalanes, están constatadas con diferentes fines, políticos, de conquista o evangélicos, promovidas por reyes o papas, que solían llevar "lenguas" (antiguos esclavos canarios conocedores de la lengua catalana). Los "lenguas" serían por tanto los primeros traductores de Canarias, es posible que alguno/a hubiese escrito sobre su pueblo, es decir, sobre la prehistoria de los aborígenes canarios, pero hasta ahora, no contamos con algún documento que muestre esa posibilidad.
Según el profesor Romeu de Armas "En 1351 vivían y se educaban en Mallorca doce aborígenes grancanarios, conocedores del idioma catalán, instruidos en la fé de Cristo y prestos a convertirse en apóstoles de sus propios coterráneos".

La preocupación misionera de los papas se fraguó unos años antes, en 1344, cuando Clemente VI constituyó a las Canarias como reino, bajo la soberanía de Luis de La Cerda, que tomó el título de "Príncipe de la Fortuna", esta potestad se respaldaba por la doctrina de la Curia Romana, según la cual, la jurisdicción de los papas se extendía a tierras habitadas por "infieles", por lo que los Sumos Pontífices podían disponer del dominio político de sus tierras, trasladándolo a determinados príncipes cristianos con el deber ineludible de predicar la fe de Cristo, la cancillería papal expidió bulas de recomendación para diversos reyes, comunicándoles tal investidura y demandando licencias para recabar de sus reinos aquellos navíos, soldados, armas y utensilios precisos para la empresa, pero el príncipe murió antes de tomar posesión de tal privilegio.

Al cabo de siete años se pasaría del Principado de la Fortuna al Obispado de las Afortunadas abandonándose el intento de conquista armada por una misión de paz, el primer obispo sería el carmelita Fray Bernardo, la Bula de su nombramiento se expidió en 1351.

La Historia en Canarias. Website propiedad de Tony Sicilia Alonso. Todos los derechos reservados. Página web realizada por Weblaspalmas.es