Historiografía

Entre las fuentes escritas para el conocimiento de la Prehistoria y Colonización de Canarias, contamos con libros de Historia, en muchos casos, el objetivo de sus autores, no fue directamente realizar una Historia sobre el pasado de Canarias, pero por diversos motivos, religiosos, profesionales o personales, tuvieron acceso al conocimientos de diversos aspectos de nuestro pasado y sintieron la necesidad de elaborar sus respectivas Historias, que han contribuido al conocimiento de nuestro tema de estudio.

De Leonardo Torriani, tenemos su obra escrita en 1592 "Descripción de las Islas Canarias", este italiano, ingeniero de Felipe II, fue enviado a las Islas para estudiar sus sistemas defensivos, por lo que dejó, una colección de mapas, esquemas, planos y dibujos, que suponen un trabajo histórico.

En su informe sobre los antiguos pobladores de Canarias, describe pervivencias de los antiguos canarios, (alguna muy interesante sobre el uso de la navegación en el capítulo XXXIV) y sobre las colonizaciones.

Fray Alonso de Espinosa, era un fraile dominico, natural de Alcalá de Henares, muy influenciado por la obra de Fray Bartolomé de Las Casas, defensor de los indígenas americanos, llevó a cabo una investigación sobre la historia y milagros de la Virgen de Candelaria, e indagando como se había desarrollado dicho culto en la Isla, recopiló datos para su Prehistoria y Colonización de Tenerife", que se publicarían en su obra titulada "Historia de Nuestra Señora de la Candelaria", aunque obtuvo información de archivos, su principal fuente, según él mismo expresa, la obtuvo de "guanches viejos".

"Esto es lo que de las costumbres de los naturales, he podido con mucha dificultad y trabajo acaudalar y entender; porque son tan cortos y encogidos los guanches viejos que, si las saben no las quieren decir, pensando que divulgarlas es menoscabo de su nación".

Su obra se encuentra dividida en cuatro partes, la primera dedicada al estudio del marco geográfico e histórico de los "antiguos" de Tenerife. Una segunda parte la dedica a las apariciones de la Virgen de la Candelaria. La tercera parte la dedica a la narración de la conquista de la Isla ( en el capítulo primero, se queja de la poca atención que Torriani prestó a la Isla en su Historia, con las muchas cosas que había que decir de ella).

Su personalidad nos resulta un tanto contradictoria, pues mientras escribe:

"...Cosa averiguada es, por derecho divino y humano, que la guerra que los españoles hicieron, así a los naturales de éstas islas como a los indios en las occidentales regiones, fue injusta, sin tener razón alguna de bien en que estribar; porque ni ellos poseían tierras de cristianos, ni salían de sus límites y términos, a infestar ni molestar las ajenas. Pues decir que les traía el Evangelio
había de ser con predicación y amonestación, y no con tambor y bandera..."

Su intransigencia religiosa llevaría al capitán Hernando de Velasco ante el Tribunal de la Inquisición en 1590, con sus acusaciones por blasfemo.

Fray Juan de Abreu Galindo, era un franciscano andaluz, que anduvo por todas las Islas, e indagó con los más ancianos sobre los antiguos, para elaborar su obra: "Historia de la conquista de las siete islas de Canaria", publicada en 1602, en cuya narración se capta un cariño muy especial por Gran Canaria, su obra sería una primera síntesis de Canarias, un siglo después de la conquista.

Antonio de Viana, era natural de La Laguna, realizó su obra "Antigüedades de las islas Afortunadas de la Gran Canaria, conquista de Tenerife y aparición de la Santa Imagen de Candelaria", en verso suelto y octava rima, se publicó en Sevilla en 1604.

Fray José de Sosa era franciscano, su obra "Topografía de la isla Afortunada Gran Canaria, cabeza del Partido de toda la Provincia." Se publicaría en 1678, esta obra la hizo su autor en contestación a la realizada por Núñez de la Peña, en cuya historia se dedicaría casi en exclusiva a Tenerife, así Sosa haría lo propio con Gran Canaria en la suya.

Marín y Cubas nacido en Telde y aunque médico de profesión siempre tuvo inclinación por los estudios históricos, escribió su Historia de Canarias entre 1678 y 1690. En su Historia, nos narra como novedoso, la existencia de un "Gineceo", seminario de doncellas, hijas de nobles, que de toda la Isla venían allí para aprender como escuela, y al parecer la causa de matar los canarios a los mallorquines y faltar al comercio, fue el que les codiciaban las hembras para robarlas.

Nos preguntamos sobre el significado de "faltar al comercio", ¿es que los aborígenes grancanarios comerciaban con los mallorquines, antes de que las Islas fueran conquistadas? (1342-1352?).

Viera y Clavijo realizaría su obra en la segunda mitad del siglo XVIII, era natural de Tenerife (Realejo Alto), aunque recibió formación tomista, se inclinó hacia la razón y la crítica, aficionándose a la lectura del P. Feijoo, a su carácter ilustrado se le suma una preocupación pedagógica que le impulsa a difundir sus ideas.

Su vida transcurrió entre Las Palmas, La Laguna y Madrid por diversos motivos laborales y culturales, también viajó por Europa, donde recopilaba libros y documentos para sus obras.

Sus últimos veinte años transcurrieron en Las Palmas donde se le había concedido la canonjía del Arcedianato de Fuerteventura en la catedral de Las Palmas, (donde reposan sus restos actualmente), padeció varias denuncias de la Inquisición, escribió obras dedicadas a los jóvenes, su obra monumental fue el "Diccionario de Historia Natural de las Islas Canarias" publicado en 1799; por lo que además de tener un lugar muy especial en nuestra historia, los tiene en nuestro "Jardín Canario".

Fue poeta, químico, naturalista, historiador, pedagogo, moralista, periodista y traductor.

La excelente calidad de su obra de "Historia de Canarias", la hace insustituible para el conocimiento del tema que nos ocupa. Viera fue el primer historiador que aceptó con autoridad la obra de Abreu.

Para la profesora Yolanda Arencibia , es la personalidad más importante de la Ilustración canaria.

Según su hermana, cuando estaba próxima su muerte, mostraba indiferencia por las cosas del mundo, "menos por sus compañeros los libros, que no los apartó de sus manos, sino para postrarse a morir".

Millares Torres, perteneciente a la segunda mitad del siglo XIX, fue casi tan polifacético como Viera, al igual que éste también se inclinó por la historia y la docencia, por lo que elaboró su "Historia general de las islas Canarias", al igual que Viera, valoraba la instrucción como medio del progreso de los pueblos

La Historia en Canarias. Website propiedad de Tony Sicilia Alonso. Todos los derechos reservados. Página web realizada por Weblaspalmas.es